En los establecimientos en los que los precios ofertados en la barra sean distintos a los de mesa, deberán hacerse constar ambos en la carta o listas de precios y en cualquier otro medio de publicidad utilizado. Si esto no es así, no deberían cobrate un precio diferente.