fbpx

“Hasta agotar existencias” “Desde…” “Salvo error tipográfico” “Unidades limitadas”, “Hasta dos años de garantía”…

Todas estas expresiones son muy frecuente en publicidad y ofertas de empresas para fomentar sus ventas. Sin embargo, están consideradas prácticas desleales.

Es decir, si te encuentra con algunas de estas leyendas en la publicidad que recibes, están siendo desleal contigo. ¿Qué debes hacer?

En Consumidores AL-ANDALUS te informamos:

Las prácticas Comerciales Desleales son actividades desarrolladas por una empresa para fomentar la contratación de modo contrario a la buena fe de la personas consumidora.

Existen dos grandes categorías de prácticas comerciales desleales: “engañosas” y “agresivas”.

Al margen de ello también se considera práctica comercial desleal aquella que:

  1. Sea contraria a los requisitos de la diligencia profesional, esto es el comportamiento honesto que cabe esperar de la empresa para con las personas consumidoras.
  2. Distorsione o pueda distorsionar de manera sustancial el comportamiento de la personas consumidora media, lo que equivale a que la persona consumidora pudiera tomar una decisión que con usos honestos de la empresa no hubiera adoptado.

Algunos ejemplos de prácticas comerciales desleales:

  1. Ofertas limitadas: “¡Venta en liquidación, últimos días!”, “Unidades limitadas”… Esto sería afirmar falsamente que un producto sólo está disponible, y por circunstancias extraordinarias como una liquidación, durante un período muy breve de tiempo. Incitando a la persona consumidora a comprar porque verdaderamente es una ocasión excepcional.
  2. Promoción de derechos reconocidos legalmente: “Hasta dos años de garantía” o en ventas online “Devuélvalo sin compromiso en los próximos 14 días”: Los derechos que nos reconoce la Ley no pueden ser empleados como reclamo de venta.
  3. Exigir un precio tras haber anuncia un determinado bien o servicio como “gratuito” o “regalo”, por ejemplo, los típicos mensajes o emails en el que se anuncia “para conseguir su premio llame al xxx o envía un sms al xxx” que para más inri suelen ser números de teléfono de tarificación adicional.
  4. Falsas afirmaciones sobe propiedades curativas de un producto: por ejemplo, pulseras que curan o ayudan a prevenir enfermedades, pastillas crece pelos…
  5. Explotación del miedo a los riesgos en materia de seguridad. Es decir, la utilización de la seguridad como argumento de marketing es rechazada cuando se hacen manifestaciones falsas o inexactas para empujar a la persona consumidora a la adquisición de un producto o contratación de un servicio. Por ejemplo, cuando en un anuncio de leche infantil se presenta como indispensable para proteger al bebé de infecciones. Esto sería desleal, ilícito.

¿Cómo actuar en los casos de prácticas comerciales desleales?

Cuando una persona consumidora considere que una determinada práctica comercial es desleal, podrá:

  • Si han sido afectados sus intereses económicos, solicitar y presentar la oportuna hoja de quejas y reclamaciones en el establecimiento, empresa o profesional. Si las pretensiones de la persona reclamante no fueran satisfechas, la reclamación o queja podrá ser remitida, en su caso, a la oportuna Oficina Municipal de Información al Consumidor (OMIC) de la localidad de residencia de la persona usuaria o al Servicio de Consumo de la provincia de residencia de la misma.
  • Además, podrá poner en conocimiento de la Administración de Consumo la comisión de una posible infracción administrativa en materia de consumo, utilizando para ello el oportuno formulario de denuncia.

 

Recuerda

En la Federación AL-ANDALUS estamos a disposición de las personas consumidoras que lo necesiten para atender sus consultas y ayudarles con sus reclamaciones a través de nuestro servicio de Asesoramiento, con el que pueden contactar por medio del teléfono 954 56 41 02, del correo electrónico Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. y en la página web www.fed-alandalus.es