Indicar claramente el tipo de venta promocional que se realiza, o disponer de Hojas de Quejas y Reclamaciones son algunos de nuestros derechos ante este tipo de eventos.

 

Con la llegada del otoño, arranca la temporada de las grandes ferias de saldos, cuyo supuesto fin es dar salida al excedente de productos de primeras marcas descatalogados, de anteriores temporadas o que se encuentran inmovilizados en almacenes, a través de grandes descuentos (algunos de ellos de hasta el 90%).

Unos eventos que mueven a la ciudadanía y al consumo en general, sobre todo atraídas por los grandes descuentos que se anuncian. Sin embargo, en este sector son muchas las personas consumidoras que desconocen sus derechos y permiten que se rebajen al mismo nivel que los precios ante el desconocimiento. Por ello, desde Consumidores AL-ANDALUS, recordamos cuáles son dichos derechos para poder ejercerlos desde el conocimiento.

La normativa específica que regula las denominadas “Ferias Outles”, para garantizar una mayor protección y defensa de las personas consumidoras y usuarias, es relativamente reciente, y algo que esta organización consiguió a base de luchar varios años tras exponer el asunto en diferentes foros en los que representa y defiende a la persona consumidora.

Así, en el año 2013 se consiguió que entrara en vigor un Decreto-Ley en el que se recogieran varias modificaciones en la Ley de Comercio Interior, entre las cuales se incluía una nueva sección titulada “Ventas realizas en Ferias de Oportunidades”, lo cual ha dotado a la persona consumidora de una mayor protección ante este tipo de eventos.

En primer lugar, el Decreto-Ley define como Feria de Oportunidades a todas aquellas promovidas por las personas comerciantes, sus asociaciones o por cualquier entidad pública o privada, celebradas fuera del establecimiento comercial habitual de cada persona comerciante y tienen por objeto la realización de ventas en las que se ofrecen a las personas consumidoras productos en condiciones más ventajosas que las habituales.

Entre los requisitos más destacados que se recogen en la regulación de este tipo de ventas están que:

  • Su duración que debe de ser como máximo de tres días.
  • La identificación clara y completa de la persona comerciante y una sede de la empresa para la recepción y tramitación de las reclamaciones que pudieran surgir en el ejercicio de su actividad, indicándolo concretamente en la factura de compra de cada artículo.
  • Tener a disposición de las personas consumidoras y usuarias las Hojas de quejas y reclamaciones, de acuerdo con el modelo reglamentariamente establecido.
  • Especificar el tipo de venta promocional que se realice en su stand, de conformidad con la normativa vigente sobre ventas promocionales.
  • Disponer de un punto común fácilmente accesible, en el que se pueda facilitar información a las personas consumidoras y usuarias y, en su caso, iniciar los trámites de reclamaciones de aquellos incidentes.

Recuerda que…

En la Federación AL-ANDALUS estamos a disposición de las personas consumidoras que lo necesiten para atender sus consultas y ayudarles con sus reclamaciones a través de nuestro servicio de Asesoramiento, con el que pueden contactar por medio del teléfono 954 56 41 02, del correo electrónico Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. y en la página web www.fed-alandalus.es