La Federación ha explicado, a las más de 965 personas que han asistido a las 49 charlas que ha impartido en toda Andalucía, los elementos obligatorios que deben contener las etiquetas de los alimentos, los elementos que suelen destacar los productores y los que se presentan de manera más discreta para hacer más atractivos los alimentos.

La Federación de Consumidores AL-ANDALUS lleva realizando desde el año 2013, con el apoyo de la Junta de Andalucía, diversas campañas formativas sobre consumo responsable y sostenible en general y el de alimentos en particular. En el desarrollo de estas acciones se ha insistido en la importancia de conocer bien los alimentos que consumimos y cómo la etiqueta es una buena herramienta para ello, siendo la forma en la que las personas consumidoras reciben información por parte de los productores. Sin embargo, durante la celebración de muchas de estas charlas taller muchas personas pusieron de manifiesto las dificultades que tienen para entender el contenido de algunos elementos de la etiqueta, así como el significado exacto de algunas referencias que aparecen en ellas.

Por ese motivo, AL-ANDALUS decidió para el ejercicio 2017 centrar esta actividad en formar a la población sobre el contenido de las etiquetas de los alimentos, trasladado información sobre la denominación del producto, las menciones que aparecen en las listas de ingredientes y que no son fáciles de reconocer por la mayoría de la gente porque aparecen bajo denominaciones técnicas o códigos (sacarosa, dextrosa, acidulante, aromas, colorantes, etc.), sobre las características nutricionales (contenidos por raciones, las características y funciones de los nutrientes), las atribuciones que se presentan de manera destacada (light, sin azúcares añadidos, bajo en grasa, rico en calcio, ecológico, entre otras), la indicación del origen del producto, las referencias a los alérgenos, sugerencias sobre la gestión de los envases o su composición, etc.

Se ha tratado, pues, de aclarar qué pone en las etiquetas, porqué se indica de esa manera, y qué es lo que no aparece. Todo ello con el propósito de mejorar las capacidades de las personas consumidoras de manera que puedan ejercer un consumo consciente de los productos alimenticios. Pudiendo así, decidir desde el conocimiento, que alimentos quieren llevar a su mesa.

En este sentido, durante los meses de noviembre y diciembre de 2017, AL-ANDALUS ha impartido 49 charlas formativas en todo el territorio andaluz, a razón de 6 en cada provincia -1 más en Almería-, con el objetivo de llegar a la mayor cantidad de población posible, haciendo un esfuerzo especial por cubrir las zonas rurales. A estas actividades han asistido más de 965 personas.